01 800 277 6242   Lun - Vie: 8:00 - 17:30
logo globalstd
blog global std
  13 abril, 2018   |   Responsabilidad Ética  |   Responsabilidad ética  |  Responsabilidad Social  |  
¿Qué es la responsabilidad ética y de dónde surge?

Desde los años 90 se han utilizado los términos «Responsabilidad Social Corporativa, Responsabilidad Social Empresarial, Inversión Socialmente Responsable o Ciudadanía Corporativa (Corporate Citizenship)», pero…. ¿Qué significan?

 

La responsabilidad social corporativa (RSC) se define como la contribución activa y voluntaria al mejoramiento social, económico y ambiental por parte de las empresas, generalmente con el objetivo de mejorar su situación competitiva, valorativa y su valor añadido. Todos los demás términos antes mencionados aquí, son sinónimos de este mismo concepto.

 

El World Economic Forum da una definición de Ciudadanía Corporativa y es la siguiente: “La Ciudadanía Corporativa es la contribución que hace una compañía a la sociedad, a través de sus actividades esenciales como empresa, su inversión social y programas filantrópicos, así como su trabajo con las políticas públicas.”

 

Otra definición de RSC brindada por el Centro Mexicano para la Filantropía (CEMEFI) es: El compromiso consciente y congruente de cumplir integralmente con la finalidad de la empresa, tanto en lo interno como en lo externo, considerando las expectativas.

 

¿Cuál es el origen de este concepto?

 

A principios del siglo XX se desarrollaron los principios fundamentales de la relación entre trabajadores y empresas por parte de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Muchos fueron los acontecimientos que dieron lugar a una necesidad urgente de establecer medidas que ayudaran a las sociedades de todo el mundo y las empresas a tener una relación estable, en donde la ética fuera el elemento rector. Conscientes del efecto social de las empresas, los gobiernos, organismos no gubernamentales, y organizaciones internacionales comenzaron a exigir mayor transparencia en las decisiones de las empresas, fundamentalmente en aquellas multinacionales, debido a sus efectos regionales, nacionales y mundiales.

 

Como respuesta a esta evidente necesidad, a través del tiempo, se han generado iniciativas globales como: El Global Compact de la ONU en (1999), El libro verde en Europa (2001), y la Empresa Socialmente responsable en México (2001). En la mayoría de los países el cumplimiento de estos conceptos son de aplicación voluntaria, aunque algunos ya han implementado leyes para que la empresa informe sobre sus actividades de responsabilidad social empresarial como Francia (2001) y Finlandia (2008).

 

La responsabilidad social tiene dos componentes: el interno y el externo. El primero se define como la relación interna de la empresa con sus accionistas, empleados y la administración. En esta parte la empresa debe de hacerse responsable de cumplir a sus accionistas en el sentido de brindarles la seguridad de que la administración de la empresa definirá la estrategia adecuada para lograr los objetivos de la organización y se tienen los controles adecuados para identificar los riesgos de no cumplimiento y corregir la estrategia. Por otro lado, la empresa debe generar políticas adecuadas de gestión de recursos humanos, para promover el desarrollo de los empleados, así como la equidad de género en puestos de supervisión y gerenciales. Y administrativamente se deben tratar, con transparencia y justicia, los pagos al desempeño de todo el personal, incluyendo a los directivos, para llegar a un logro financiero a largo plazo.

 

El segundo componente (externo) lo conforma la relación de la empresa con sus clientes, proveedores, comunidades en las que trabaja, gobiernos local, estatal y municipal, y organismos no gubernamentales. La responsabilidad social empresarial promueve una conducta ética hacia los terceros interesados, definidos como “cualquier persona física o moral distinta a los accionistas, interesada en la estabilidad y permanencia de la sociedad”. Dependiendo la industria, las empresas deben tener en cuenta e identificar a los terceros a los cuáles debe reportar o informar sobre sus actividades.

 

La sociedad cada vez más busca que las empresas sean éticas y que establezcan mecanismos que reporten que están cumpliendo. Las redes sociales y las tecnologías de la información hacen posible contar con información necesaria acerca de la responsabilidad social y conocer a las empresas que sí trabajan de acuerdo a estas buenas prácticas, y que contribuyen a formar una comunidad sólida y éticamente responsable con el medio que las rodea.

 

Deja tu comentario: