01 800 277 6242   Lun - Vie: 9:00 - 18:00
logo globalstd
blog global std
  16 noviembre, 2018   |   Inocuidad  |   Edulcorantes  |  Inocuidad  |  
¿Son los edulcorantes buenos para la salud?

¿Alguna vez has consumido alimentos endulzados con sustitutos de azúcar? Nos referimos a los llamados edulcorantes light. Son productos relativamente “nuevos” en el mercado, creados para sustituir al azúcar refinada; la razón de esto es que muchos de los productos que consumimos en nuestra dieta están elaborados con este tipo de azúcar y su consumo excesivo se ha comprobado que es dañino para la salud.

 

El azúcar refinada o edulcorantes calóricos son aquellos que aportan energía (4 kilocalorías por gramo) haciéndonos sentir bien cuando lo consumimos, porque estimula la liberación de ciertas sustancias en nuestro cerebro; proporcionando sabor dulce y volumen al añadirse a los alimentos, conservando la frescura y contribuyendo a la calidad del producto.

 

Los edulcorantes más utilizados en productos comerciales son:

  • Glucosa
  • Maltosa
  • Sacarosa
  • Sorbitol
  • Fructosa
  • Manitol
  • Lactosa
  • Xilitol

 

En países como Brasil, Estados Unidos, Australia y México el consumo de azúcar es de 70 gramos diarios aproximadamente. El consumo excesivo de azúcar refinada puede causar enfermedades graves, ya que la fructosa refinada hace que nuestro cuerpo produzca resistencia a la insulina, y se han encontrado más de 70 enfermedades vinculadas a esta reacción, algunas de ellas son:

  1. Enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD).
  2. Aceleración en la formación de la enfermedad hepática crónica.
  3. Estimulación de anormalidades cardiacas, si se tiene deficiencia de cobre.
  4. Influencia en la obesidad y causa de diabetes tipo 2.
  5. Aumento de los niveles de ácido úrico, lo que puede producir la enfermedad de gota o síndrome metabólico.

Es por esto que se crearon los sustitutos de azúcar o edulcorantes no calóricos, que desde su aparición en el mercado internacional han tenido una alta aceptación entre los consumidores que buscan cuidar su salud. Estos no aportan energía (kilocalorías) pero sí un sabor dulce y con una pequeña cantidad se obtiene un dulzor elevado. Existe una gran cantidad de edulcorantes no calóricos disponibles en nuestro país que han sido aprobados para su uso en el “Acuerdo por el que se determinan las sustancias permitidas como aditivos y coadyuvantes en alimentos, bebidas y suplementos alimenticios” (Segunda Sección Diario Oficial de la Federación, 17 de Julio 2006):

 

  • Acesulfame K
  • Neohesperidina DC
  • Alitame
  • Neotame
  • Aspartame
  • Sacarina sódica o potásica
  • Ciclamato sódico o potásico
  • Sucralosa
  • Taumatina

 

Sin embargo, ha aparecido en distintos medios de comunicación información que sugiere la existencia de afecciones provocadas por estos sustitutos:

 

En 2014 fue publicado un estudio en la revista Nature donde se defendía que la sacarina y otros edulcorantes artificiales modifican la flora intestinal de un modo que facilita el aumento de peso, hecho que a su vez dificulta el control del nivel de azúcar en la sangre y aumenta el riesgo de diabetes tipo 2. Después de este artículo algunas organizaciones respondieron que la seguridad de los edulcorantes bajos en calorías ha sido confirmada una y otra vez por los científicos y los organismos reguladores de todo el mundo. Entre éstos, se han pronunciado en varias ocasiones, por ejemplo, la Food and Drug Administration (FDA), la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y Health Canada.

 

Ante el evidente desacuerdo en cuanto a los posibles efectos de los edulcorantes sustitutos, 67 expertos en alimentación, nutrición, dietética, endocrinología, actividad física, pediatría y salud pública, se reunieron recientemente en Lisboa para tratar de llegar a un acuerdo. Este encuentro, organizado por la Fundación para la Investigación Nutricional (FIN) con la colaboración de la Universidad Lusófona de Lisboa, junto con el apoyo de 42 sociedades y fundaciones de nutrición y dietética, sociedades médicas, universidades y centros de investigación europeos e iberoamericanos.

 

El objetivo de este encuentro fue analizar el papel de estos edulcorantes en la alimentación, su seguridad, las medidas regulatorias y los aspectos nutricionales y dietéticos de su uso en alimentación. Durante el evento, el profesor Lluís Serra-Majem, director del Instituto de Investigaciones Biomédicas y Sanitarias de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y presidente de la FIN señaló que, los edulcorantes “constituyen un elemento de indudable interés y actualidad no exento, sin embargo, de cierto desconocimiento por algunos sectores de la población y del ámbito académico, por lo que se hace necesaria esta reunión internacional donde se va a analizar su uso, beneficios, seguridad y los aspectos legislativos y regulatorios con el objetivo de elaborar posteriormente un documento de consenso”.

 

La obtención de la autorización de un nuevo edulcorante bajo en o sin calorías es un proceso largo y científicamente muy riguroso -informa FIN-, que añade: “Los solicitantes solo pueden pedir la aprobación de un edulcorante bajo en o sin calorías después de haber sido sometido a estrictas pruebas y haber proporcionado evidencias sobre seguridad y utilidad del producto”.

 

En México, recientemente se aprobó el uso de Stevia (2009) que es un edulcorante de origen natural proveniente de una planta llamada Stevia Rebaudiana Bertoni que ha resultado otra opción endulzante. En el caso de los niños, el consumo de edulcorantes de acuerdo con expertos del Instituto Nacional de Salud Pública, no es totalmente aconsejable debido a la falta de evidencia sobre su inocuidad cuando el consumo se inicia en edades tempranas, y finalmente el gusto por el sabor dulce es un hábito que se aprende en etapas tempranas, por lo que consumir alimentos y bebidas con edulcorantes no calóricos no permite que los niños disminuyan su gusto y el consumo de alimentos y bebidas dulces.

 

Por otro lado, varias referencias internacionales mencionan que los edulcorantes no calóricos son recomendados para el consumo de las personas con diabetes debido a que no afectan los niveles de glucosa en sangre y no representan riesgo para la salud. En cuanto a esto, la Federación Mexicana de Diabetes está de acuerdo en que la población con diabetes consuma edulcorantes no calóricos pues representan una alternativa segura como parte de una alimentación adecuada y controlada además de un seguimiento estrecho con el médico y profesionales de la salud.

 

Deja tu comentario: